Historia

En 1890 había pantanos y estanques de agua en la zona donde se levanta la parroquia de Santa Cruz hoy. Por eso esta sección de la ciudad fue llamada “Ciudad del lago”. No es de sorprendernos que los lituanos, que aman a Lagos y arroyos, comenzaron a colonizar allí.

La gente lituana en el distrito no estaba muy bien organizada en 1890, pero para el 6 de febrero de 1902, habían formado una organización benéfica bajo el título de San Vicente Ferrer. Se nombró un Comité de gente lituana y se acercaron al Arzobispo James Edward Quigley con una solicitud de permiso para fundar una parroquia lituana en Villa del lago. El arzobispo convino, pidiendo al menos sesenta familias lituanas en cuyo apoyo podría depender la parroquia.

El 1 de febrero de 1904, se compraron diez lotes en la calle 46 entre las calles Wood y Hermitage. La tierra fue comprada por la sociedad de San Vicente Ferrer, quien también dio el tesoro de tomacorrientes de $250. Y el resto del dinero, $8.000, fue un préstamo parcial realizado por American Trust y Saving Bank para los feligreses de la nueva parroquia.

El 16 de junio de 1904, Reverendo Alexander Skrypko llegó a Chicago y comenzó la organización de la nueva parroquia lituana en Villa del Lago. Fue nombrado párroco por el  Arzobispo Quigley dos semanas más tarde.

Con el tiempo la Iglesia y sus feligreses crecieron, y entonces el templo provisional ya no daba mas cabida a la gente. Para el 26 de octubre de 1913, el Arzobispo Quigley puso la primera piedra del nuevo templo, que se convirtió en una de las más bellas iglesias lituanas en Chicago.

Durante casi todo el siglo 1900 Santa Cruz siguió siendo una parroquia lituana, pero a un par de cuadras, crecía constantemente una comunidad hispana. Situada en la Ashland y 45, la iglesia del Inmaculado Corazón de María fue fundada por muchas razones.

Durante la década de los 30, la población mexicana aumento dramáticamente. Tanto así que la misa se estaba celebrando en carpas que funcionaban a manera de “capillas”. Los sacerdotes Claretianos de la Parroquia de San Francisco de Asís venían al barrio los domingos para celebrar la misa. Los sacerdotes vieron la necesidad de una nueva iglesia que respondiese al crecimiento de la población mexicana. En 1941 una antigua carnicería fue alquilada y equipada como capilla para Nuestra Señora de Guadalupe. Y los tres años siguientes el P. Aloysius Dot, CMF, sirvió a la comunidad mexicana. Trabajando con la comunidad logró recaudar suficientes fondos para la compra de instalaciones permanentes.

El 5 de marzo de 1944, Nuestra Señora de Guadalupe fue trasladada a la calle 45 y Ashland, sólo a un par de cuadras de su ubicación original. La “Iglesia” fue trasladada a la tienda cuatro casas de frente que fueron compradas por el P. James F. Tort, CMF, P. Joachin DePrada, CMF y la Oficina de la Cancillería Arquidiocesana.

El Arzobispo Samuel A. Stritch animó al P. Tort para ampliar la capilla incluso si debían invertir $20.000 por valor de renovaciones. El P. Tort se sintió obligado y el 30 de diciembre de 1945, el Arzobispo Stritch había dedicado la capilla. Poco después fue renombrada como Inmaculado Corazón de María. Desde el 1 de Agosto de 1947 se celebra la Eucaristía allí, con el P. Raymond Sunye, CMF, como párroco.

La población de mexicanos siguió creciendo. Con la creciente población del barrio, la Iglesia de Inmaculado Corazón de María no era lo suficientemente grande como para dar cabida a todas las personas.

Mientras tanto, Santa Cruz, iba a través de sus propios cambios. Con el cambio de la década de 1970, la población mexicana en la parte posterior de la comunidad del Barrio de Las Empacadoras ya no era la minoría. La parroquia tuvo que acomodar todas sus parroquianos, celebrando para los hispanos la misa en español.

donate_bgguest login1 regist_btn

Follow us on Facebook