La comunidad de Santa Cruz-Inmaculado Corazón de María somos una comunidad de fe compuesta
mayormente de inmigrantes e hijos e hijas de inmigrantes. Creemos que todo ser humano comparte una sola ciudadanía; la de ser ciudadanos de esta tierra que Dios nos ha dado y que todos somos llamados a ser ciudadanos del Reino de Dios. Creemos que todos quienes radicamos en los Estados Unidos de América, cualquier sea su estatus migratorio, ha sido creado a imagen y semejanza de Dios y merece ante todo el respeto implícito por esta creencia; creencia que forma parte del corazón de nuestra fe Católica y Cristiana. El Papa Francisco ha declarado que “somos una comunidad que tiene una madre y que Jesús nos la dio a nosotros, y una comunidad con una madre debe sentirse segura”. Compartimos el sentir del arzobispo José Gómez quien en nombre de los Obispos de los Estados Unidos dijo que el mensaje del Papa es importante para recordarnos que todos somos hijos de Dios. “Como la Santísima Madre de Cristo, la Iglesia siempre estará con ellos”, dijo el arzobispo refiriéndose a quienes más carecen de seguridad. La comunidad parroquial de Santa Cruz-Inmaculado Corazón de María del Barrio de las Empacadoras renueva su compromiso a estar en solidaridad con todos y todas quienes viven en el temor a raíz de su estatus de como indocumentados y nos mantendremos firmes al lado de estas personas para acompañarles y apoyarles.