¿Qué es un dreamer (soñador)? Se puede decir que es alguien que es guiado por sus ilusiones, ideas, además de sus valores, aunque estos se opongan ya sea a la realidad o a las ideas de los demás. En el contexto político de Estados Unidos y el movimiento por los derechos de los inmigrantes, este término se refiere a los jóvenes que fueron traídos al país desde pequeños, que van a la escuela y que no tienen un récord criminal. El término “dreamer” fue adoptado de una propuesta de ley llamada DREAM ACT (propuesta de Desarrollo, Ayuda y Educación de Menores) y presupone que todos los jóvenes que califican dentro de la propuesta sueñan en ir a la universidad y servir al país. Fue introducida en el 2001 por primera vez; hasta el día de hoy nunca ha sido convertida en ley. Con lo único con que contamos por el momento es DACA o acción diferida; aunque no es ley por lo menos nos da un poco de protección en contra de la deportación, nos permite trabajar, y entre otros beneficios, nos permite seguir “soñando”.

La pregunta del millón es ¿por qué nosotros como estudiantes o jóvenes tenemos ese privilegio de tener una oportunidad pero nuestros padres no? ¿Qué es lo que nos hace valer más como seres humanos que las personas que nos dieron la vida, que sacrifican la suya y hasta la fecha siguen trabajando duro por el bien de nosotros? En primer lugar, no estaríamos creciendo en este país si no hubiera sido por sus ilusiones de proveer a sus hijos e hijas con mejores oportunidades de vida, y mucho menos si no tuvieran como base valores familiares que les han dictado por años que deben hacer cualquier cosa, hasta arriesgar su propia vida por el bien de los suyos. Entonces, podremos estar de acuerdo que nuestros padres son los soñadores originales y sus hijos e hijas solo seguimos su lega cía. Por lo tanto, debemos protegerlos tanto como ellos nos han protegido a nosotros. ¿Qué estamos dispuestos a hacer por ellos? Pensemos que si tenemos privilegios como el haber nacido en este país, tener residencia, tener DACA, o simplemente vivir aquí, desde un principio se lo debemos a los que soñaron en una mejor vida aunque fuera miles de millas lejos de su tierra… se lo debemos a nuestros padres y nuestras madres, los soñadores originales.